Home |

LAB TX 053

LAB TX 053

Viajar y emprender: la era de los knowmads

Entrevista a Federico Bongiorno.

Un knowmad es una persona creativa, innovadora, innovadora, flexible y resiliente que puede trabajar con equipos diversos, en casi cualquier momento y lugar. Se esfuerza por definir, diseñar y perfeccionar continuamente su trabajo.

Este término fue acuñado por John Moravec en 2011, en su libro Invisible Learning; es un neologismo que combina las palabras en know (conocer, saber) y nomad (nómada). Es una tendencia que ganó fuerza en la última década y que se impulsó exponencialmente mientras comenzamos a dar los primeros pasos en lo que parece ser una época post-pandemia.

Federico Bongiorno es uno de ellos: en 2011 decidió dedicarse a aprender todas aquellas cosas que le permitieran crear más y mejores negocios digitales mientras recorría el mundo. 

 Su misión es construir negocios calmados, que estén alineados con el estilo de vida que busca: poder generar grandes negocios sin vivir estresado y corriendo atrás del dinero.  Tener ese norte le permitió entender qué modelos se conectaban con sus objetivos.

Estos valores se ven reflejados en todas las notas que escribe en su blog: “nada que se acelere fuera de su crecimiento natural suele ser sustentable a largo plazo”. 

Conversamos con él sobre viajes y aprendizajes para emprender.


¿Viajar nos hace ser mejores emprendedores? 

Yo creo que viajar nos mejora como personas, nos abre la cabeza a otras culturas y maneras de pensar. Por lo tanto, si mejoramos como personas y tenemos una visión más amplia de las cosas, es muy probable que al crear nuestros proyectos tengamos más herramientas e información para hacerlo.

Como emprendedores nuestro rol es crear productos o servicios que mejoren de alguna manera la vida de otras personas. Y la única manera de tener más información para crear mejores productos es conociendo más. A mí me permitió entender cómo trabajan otras culturas, cómo se relacionan con el dinero, cómo venden. Cuanta más información tengamos para tomar decisiones, es más probable que los resultados sean mejores.


¿Cómo definirías la mentalidad del emprendedor viajero? 

Es importante tener claridad de prioridades, ya que al estar viajando no podés descuidar los negocios. Sobre todo cuando hay muchas personas trabajando en ellos. Por lo tanto, tenemos que tener claridad de agenda y buenas herramientas de gestión para llevar adelante los proyectos. En cuanto a mentalidad, debemos ser versátiles ya que al cambiar de entorno pueden haber situaciones que no controlemos. Y también tenemos que tener la capacidad de gestionar equipos a distancia y entender las dinámicas de los negocios remotos.


¿Cuál fue tu experiencia? ¿A qué lugares viajaste, qué aprendiste y cómo lo capitalizaste en tus emprendimientos?

Empecé viajando como freelance donde solo respondía a mi mismo. Hoy entre todo el ecosistema de proyectos seremos más de 30 personas. En el medio recorrí 33 países mientras se iba armando todo, desde lugares más cercanos por América Latina, hasta culturas muy distintas como Emiratos Árabes, India o Nepal. Siempre fui tratando de entender cómo funcionar mejor en lo laboral desde el lugar donde estaba. Ser precavido y estar preparado para cualquier situación. Por ejemplo, en un pueblo del norte de India se cortaba la luz a partir de las 8pm hasta el otro día. Y éste era el horario que yo tenía en común con mi equipo de trabajo. Por lo tanto, debía dejar todo preparado para cuando ellos se conectaran. Esa versatilidad y organización me ayudó mucho para construir procesos en mis empresas.


¿Con qué obstáculos te encontraste al emprender y qué recursos y aprendizajes obtenidos al viajar te sirvieron para hacerles frente?

Obstáculos aparecen constantemente cuando recién empezás y a medida que vas creciendo. Lo que va cambiando es el tipo de problemas que se nos aparecen. Quizás al comienzo es no saber cómo conseguir clientes o tener sistemas de adquisición constantes, y después se convierten en problemas de cómo contratar equipo, entre otros. Lo importante -y que lo aprendí viajando- es tener claridad de qué problemas van a seguir apareciendo, por lo que podemos tomar decisiones en aquellas cosas que sí podemos influir y no preocuparnos de más. Por ejemplo, me pasó viajando a Costa Rica que mi valija quedó en Chile y no llegaría hasta dentro de dos días. Y lo mejor de todo es que al otro día tenía una excursión de rafting en el medio de la selva y yo estaba vestido de jean y camisa. Podría haberme enojado, pero decidí tomar la decisión de influir en lo que podía cambiar y comprar rápidamente ropa para pasar esos dos días hasta que llegara mi equipaje. Con los negocios es igual, hay cosas del entorno que van a impactarnos, pero si ponemos énfasis en lo que nosotros podemos cambiar es probable que los resultados sean mucho mejores.


Como emprendedor, ¿qué cosas hubieras hecho de otra forma cuando comenzaste tu camino?

Yo creo que al comienzo tenemos más dudas que certezas, por lo que los riesgos a veces son más controlados (sobre todo cuando no tenemos miles de dólares para apostar, sino que vivimos de cada centavo que ingresa). Y me di cuenta que se avanza más rápido tomando un poco más de riesgos porque nos permite aprender a mayor velocidad siempre y cuando sean controlados. También hubiera puesto más foco en generar contenido de forma mucho más masiva y exponerme lo más posible para construir comunidades que hace unos años era muy fácil por el gran alcance orgánico de las redes sociales. El mejor momento para empezar a construir una marca grande y posicionada era ayer, el segundo es ahora.


¿Qué consejos le darías a emprendedores en estos tiempos marcados por el cambio y la incertidumbre? 

Construyan marca, es el principal diferencial frente a tanta competencia e incertidumbre. Tengan fondos de emergencia preparados para momentos en que las cosas tambaleen y generen mucha cantidad de contenido para posicionar su marca delante de la competencia. La gente hoy en día te da primero su atención y segundo su dinero. Por lo que lo más complicado de conseguir en internet es la atención de la audiencia. Si logras conseguir esa atención y sostenerla en el tiempo, tenés gran parte del camino logrado.


¿Qué opinas de la necesidad de generar proyectos con Triple Impacto o Empresas B?

Me parece que es importante potenciar este tipo de proyectos porque son sustentables económicamente y generan un buen impacto en la sociedad. Es importante legislar a favor de nuevos modelos de proyectos y negocios, y no legislar para ponerle trabas o meterlos dentro de cajas que limiten su potencial de crecimiento. Esto último termina generando que los emprendedores se vayan a países con reglas más claras para crecer más fácil. 


¿Qué futuro ves en el sector emprendedor de América Latina?

Veo potencial por todos lados, somos una población joven en comparación a por ejemplo Europa, y con mucho conocimiento en tecnología. Lo que entiendo que debe suceder es que haya reglas más claras para poder enfocarnos en lo que mejor sabemos hacer que es crear e innovar. Hoy en día, la mayoría de los emprendedores, pasan más tiempo entendiendo los constantes cambios de reglas del entorno en vez de concentrarse en crear mejores productos o servicios. Si logramos tener reglas claras para potenciar estos perfiles emprendedores, confío en que no hay techo para ser una potencia como región.



Federico Bongiorno es creador de diferentes emprendimientos que construyó mientras viajaba por el mundo. Con más de 30 países recorridos hoy está al frente de Everest Media, Agencia de marketing digital. Es Cofounder de Everest Real Estate, e Instructor en Ecodiem Academy, Academia de Marketing Digital para Emprendedores. Trabaja con un equipo remoto desde cualquier parte del mundo. Se denomina un hacedor de “empresas calmadas”.



Contacta a Federico en LinkedIn, Instagram y Twitter.

Articulos relacionados
Oportunidades en inversiones en América Latina: empresas de Triple Impacto en Turismo.

Lectura

1149 palabras

October 2021

Entrevista a Dora Moscoso.
Leer mas
LAB TX 054

Lectura

1818 palabras

September 2021

Explorar para emprender: experiencias de viaje que nos potencian para crear mejores negocios.
Leer mas