Home |

LAB 033

LAB 033

Tendencias del turismo post-Covid

¿Que estuvo pasando? 

El 20 de enero del 2020, la Organización Mundial del Turismo (UNWTO) anunciaba que el año 2019 cerraba con 1.500 millones de llegadas de turistas internacionales en el mundo, lo que reflejaba un incremento del 4% en relación con el año anterior. 



En base a una encuesta realizada a los especialistas, el 47% de los participantes predijeron que en el 2020 el turismo internacional superaría los registros del año anterior y el 43% declaró que se iba a mantener al mismo nivel.

Desafortunadamente, todas estas predicciones se fueron desvaneciendo con la propagación del COVID-19 que golpeó duramente a todos los países y desequilibró la economía mundial, siendo el sector turístico uno de los más afectados. Los datos publicados el 15 de septiembre del 2020 por la UNWTO anuncian un descenso de entre 850 millones a 1,1 mil millones de turistas internacionales a nivel mundial, que se refleja en una pérdida de US $ 910 mil millones a US $ 1,2 billones en ingresos por exportaciones del turismo y que pone en riesgo de 100 a 120 millones de puestos de trabajo.



La pandemia produjo muchos cambios en los comportamientos de la sociedad y en las costumbres de las personas. La rutina diaria donde salir a la calle era inevitable se convirtió en infinitas horas de encierro, los sanitizantes se volvieron un bien indispensable y las mascarillas o tapabocas son parte de la vestimenta básica. 


¡Oportunidades! el lado positivo de la pandemia 

Pero el COVID-19 no es sólo crisis y caos para el sector turístico, es la oportunidad de reflexionar, planificar y crear. Nos invita a adaptarnos a las nuevas demandas de los turistas y crecer hacia un camino más sustentable y responsable

Las prioridades al momento de viajar han cambiado, encuestas realizadas han demostrado que actualmente los viajeros valoran los riesgos al contagio antes de decidirse por un destino o servicio y que incluso éste tiene más peso que el precio al momento de tomar una decisión. Con lo cual, si las necesidades de los turistas son otras, la industria turística no puede seguir haciendo lo mismo que antes de la pandemia, el cambio es inevitable y hay que responder consecuentemente. Llegó la hora de redescubrir el mundo, ampliar el abanico de productos y aplicar nuevos protocolos. Hay que crear confianza en los turistas a través del compromiso en seguridad e higiene y ofrecerles productos alternativos que salvaguarden su integridad para reactivar paulatinamente el sector (una vez extinguidas las restricciones de movilidad). Es la oportunidad para empezar a romper con los patrones de comportamiento que posicionaban a los destinos urbanos y de sol y playa como los principales receptores de turismo.



Para hacer frente a la problemática actual, la ONWTO recomienda desarrollar a corto plazo productos segmentados y sostenibles centrados en la naturaleza, las zonas rurales y la cultura, como así también incentivar el turismo interno, los viajes cortos y las visitas a destinos próximos y además promover servicios de alquiler de vehículos y paquetes turísticos que combinen la estancia en hotel y el viaje en automóvil.


Posicionamiento de los destinos emergentes como destinos seguros y estrategias a aplicar

Especialistas como la doctora Aurora Pedro Bueno (consultora de la Organización Mundial de Turismo) opina que la tendencia a elegir destinos de sol y playa y grandes centros urbanos fue asentada en la sociedad hace décadas a través de técnicas de marketing y acompañada por formas de negocios específicos, con lo cual el cambio no será radical y aun así los destinos convencionales seguirán captando el grueso de los turistas. Por último, sostiene que sin el desarrollo de nuevas estrategias de marketing y el apoyo de los gobiernos el cambio sostenido en el tiempo sobre las elecciones de los turistas es poco probable.

La crisis de la pandemia dejó un viajero dispuesto a visitar destinos próximos, dentro del territorio nacional y no masificados, a buscar experiencias al aire libre y culturales que le proporcionen bienestar y lo haga sentirse menos vulnerable al COVID-19. De esta manera, los destinos emergentes quedan favorecidos al momento de reiniciar la actividad turística. Es la oportunidad para revalorizar lo local, de convertir las tradiciones y gastronomía en manifestaciones culturales que incentiven la llegada de turistas, de mostrar el potencial del entorno natural y ofrecer un turismo de experiencias. 

En la primera etapa de reactivación del sector centrarse en los destinos menos masificados es la clave para la recuperación, luego habrá que ampliar el panorama ya que el cambio en las elecciones de los turistas no será radical. Una buena estrategia es ofrecer paquetes que combinen los destinos convencionales (caballitos de batalla) con los emergentes o con ciudades de servicio próximas a los grandes centros urbanos, para procurar reducir las largas estadías en los centros de mayor concentración de personas. El objetivo debe estar puesto en crear productos que promuevan el desarrollo de regiones de calidad medioambiental y social.

La ventaja de Sudamérica es que cuenta con un rico patrimonio natural que aún no ha sido explotado a nivel masivo, con lo cual hay mucho para ofrecer e incentivar al turista nacional. Para que estas zonas no caigan en los errores del pasado y crezcan hacia un camino sustentable es fundamental la planificación y la ética de todos los agentes comprometidos. Es importante que el desarrollo de la actividad turística no impacte negativamente en la población local ni en el medioambiente y que ofrezca oportunidades de crecimiento a largo plazo. 

Al momento de pensar en esplendorosos paisajes, los argentinos deben mirar hacia provincias como La Rioja que ofrecen los Parques Nacionales Laguna Brava, Talampaya y El Chiflón, o San Juan con los Parques Nacionales El Leoncito e Ischigualasto. 

Si la motivación del viaje es el encuentro con la fauna y la observación de aves los Esteros del Iberá en Corrientes, las riberas de Entre Ríos y Santa Fe, la costa de Chubut como Puerto Madryn o la Laguna de Mar Chiquita en Córdoba deben ser destinos en los cuales pensar, pero si la persona está en la capital del país las costaneras norte y sur pueden ser una buena alternativa para el fin de semana.


CORRIENTES, ARGENTINA


En relación al senderismo El Chaltén no en vano fue declarada la ciudad nacional del trekking y al igual que las localidades mendocinas de Malargüe o San Rafael ofrece diversidad de rutas de montaña y experiencias gastronómicas. Si la persona quiere actividades de turismo rural o contacto con las culturas autóctonas, numerosos son los pueblos que ofrecen esta alternativa en la provincia de Buenos Aires al igual que en el nor-oeste del país. Si bien las cataratas del Iguazú son las más imponentes y famosas de Sudamérica, no son los únicos saltos de agua sorprendentes de la región, la provincia de Misiones cuenta numerosas cascadas en el área de Aristóbulo del Valle que son mucho menos visitadas y con el Parque Nacional Mocoretá.

Cuando pensamos en México y dejamos volar nuestra mente hacia las playas paradisíacas hay que apuntar hacia destinos como los de Baja California sur o la costa del Pacífico donde podemos encontrar los mismos servicios que hay en el caribe mexicano, más un paisaje increíble y una gran variedad de fauna marina, pero a un nivel muchísimo menos masificado.


BAJA CALIFORNIA, MÉXICO


Otras alternativas de destinos podrían ser la Huasteca Potosina que en medio de un paisaje de abundante vegetación ofrece numerosos saltos de agua cristalina para disfrutar todo el año y diversas actividades de turismo aventura. Chiapas combina cascadas con zonas arqueológicas y pueblos autóctonos, Oaxaca posee playas vírgenes, una zona de sierras con paisajes majestuosos y la posibilidad de presenciar ritos ancestrales, entre otros. 

En Colombia, lugares como Taganga, Palomino, Riohacha en el caribe tendrán que saber adaptarse para captar el turismo local y demostrar su potencial como destino de playa sin dejar de descuidar sus características propias y procurando el buen desarrollo de los destinos. Los pueblos del eje cafetero como Salento, Filandia o bien los pueblos de las sierras como Barichara, Guane, San Gil o Salamina tiene que aprovechar sus particularidades para atraer al turismo nacional a descubrir sus paisajes, las riquezas de sus tierras, tradiciones y gastronomía.


TAGANGA, COLOMBIA



La lista de los destinos de cada país puede ser muy extensa, está en los agentes de turismo y los gobiernos trabajar unidos y responsablemente sobre el desarrollo de estos creando alianzas e implementando campañas de marketing que le den la exposición necesaria para llegar a nuevos mercados. Alternativas para ampliar la oferta turística en Sudamérica no faltan. 


Tendencias en la estacionalidad

La pandemia puede servir como motor para suavizar la estacionalidad que está fuertemente marcada por el periodo vacacional escolar. Si bien, el mayor número de turistas seguirá siendo más alto en este período por una cuestión inevitable, aquellas personas que tengan flexibilidad para elegir las fechas de sus vacaciones tienen un motivador nuevo para priorizar los meses previos o posteriores a la temporada alta, lo que va a permitir alargar el periodo de recepción de turistas de algunas zonas. 

En la actualidad numerosas empresas multinacionales y nacionales se sumaron al trabajo 100% remoto y pretenden mantener esta modalidad por tiempo indefinido. Esto les otorga a sus empleados la libertad de trabajar desde el sofá de su casa, desde la cama de un hotel lujoso e incluso desde una cabaña en un paraje remoto. Es una oportunidad nueva que los establecimientos hoteleros tienen para para flexibilizar la estacionalidad creando productos y beneficios de larga estadía para captar a estos clientes potenciales. 


Tendencias en alojamientos, oportunidades para pequeños emprendedores y la apuesta de los grandes complejos

Si bien las estadísticas muestran que los alojamientos pequeños, cabañas y casas particulares tienen mayores posibilidades de crecimiento en este período, los grandes emprendimientos hoteleros apuestan a crear confianza en sus huéspedes para que sigan eligiendo sus servicios. Por ejemplo, cadenas All Inclusive como Iberostar que cuenta con 38 hoteles en América Latina ofrece de forma gratuita un seguro médico (Iberostar Extra Care) a todas las reservas efectuadas a través de su web, otros grandes complejos hoteleros como Grand Palladium, Velas Resorts, Marriott, Hilton o Four Seasons desarrollaron nuevos protocolos de seguridad e higiene que incluyen servicio sin contacto a través de la utilización de aplicaciones y pre-check-in digital, uso de pulverizadores electrostáticos con desinfectante de grado hospitalario, disminución de la capacidad de ocupación, controles diarios a sus empleados, etc. 

Los emprendimientos pequeños como posadas, cabañas o departamentos en alquiler no deben quedarse atrás con las medidas de seguridad e higiene. Deben aprovechar las preferencias actuales de los turistas y realizar campañas para dar a conocer sus nuevos protocolos de limpieza y promocionarse como establecimientos seguros en los cuales no existe la aglomeración de personas y el contacto social es el mínimo indispensable para seguir dando un servicio de calidad.


Tendencias en el transporte

Subirse a un medio de transporte y compartir un habitáculo cerrado con personas desconocidas durante varias horas es una de las cosas que más miedo causa a la hora de volver a viajar. Por esta razón la tendencia apunta a la elección de la utilización de un vehículo propio, lo cual acompaña la decisión de hacer turismo de proximidad.

Es un momento clave para que las empresas de alquiler de motorhome o autocaravanas promocionen sus productos, ya que además de brinda un medio de transporte exclusivo ofrecen un lugar con todas las comodidades básicas de una casa, es decir que cubre dos de necesidades prioritarias de los viajeros sin tener que exponerse al contacto constante con otras personas.



Las aerolíneas y empresas de buses de larga distancia están empezando a reactivar y/o ampliar sus servicios ya que los gobiernos disminuyen las restricciones, con los cual implementaron nuevas medidas sanitarias y formas de operar para generar confianza en los pasajeros. Entre las normas más relevantes de las aerolíneas se encuentran el uso de desinfectantes, filtración del aire de la cabina cada 3 minutos con los mismos filtros que se usan en los quirófanos, establecieron el uso obligatorio de la mascarilla en todas las etapas del viaje, retiraron el material de entretenimiento a bordo y permiten solo el acceso de los pasajeros al área de check in. Entre las medidas que han implementado las compañías de buses como Flecha-Bus se encuentran controlar la temperatura de todos los pasajeros antes de subir a la unidad, desinfectar el ómnibus por dentro y fuera antes y después de cada viaje, el uso obligatorio del barbijo y la colocación de alcohol en gel a disposición de los pasajeros.


Conclusiones

Se puede ver cómo los distintos agentes comprometidos con el sector se ocupan por salvar la industria turística garantizando la seguridad de los pasajeros y trabajadores. Sin embargo, la reactivación total del turismo está ligada a la estabilidad económica global y a la obtención de una vacuna o medicamento efectivo contra el COVID-19. 

Por esta razón, este período debe aprovecharse para crear alianzas entre prestadores de servicios locales, agencias de viajes y gobiernos y promover juntos nuevos productos basado en las necesidades de los turistas, diversificar la oferta y desarrollar destinos seguros que permitan un crecimiento sostenido y sustentable y prioridades.

  • Escrito por
  • Lic. Giselle Fredes
Articulos relacionados
LAB 037

Lectura

1812 palabras

November 2020

Turismo y Teletrabajo
Leer mas
Glosario de Facebook

Lectura

1981 palabras

November 2020

LAB 036
Leer mas